EL ATRACO DE OBAMA Y LOS CASTRO S.A.

Jorgito 761

En abril pasado tuve oportunidad de entrevistar, para DIARIO DE CUBA, a Rosa María Payá, activista por las libertades civiles y los derechos humanos. Fue en Ciudad Panamá, en plena vorágine de la VII Cumbre de las Américas. Considero sano insistir que mi presencia allí era oficial; acreditado como prensa. Es decir, que fui testigo, de primera mano y en primera fila, de todo lo acontecido “fuera del programa” del evento.

Pero no es sobre aquellos hechos que se ocupa este brevísimo ejercicio de criterio, sino más bien, como indica el titular, de un atraco financiado por dos gobiernos y ejecutado por un sinnúmero de facinerosos. Claro que, Rosa María Payá deviene, una vez más, pie forzado en este asunto.

La noche del pasado martes 21 de julio mientras leía los titulares de DIARIO DE CUBA lo supe ya para siempre: el programa que supone restablecer las relaciones diplomáticas entre La Habana y Washington no incluirá la voz, ni la suerte, de la sociedad civil. Aquel fragmento del Testamento de Sicorax, poema mayúsculo de Atilio Caballero que me he visto obligado a citar infinidades de veces, me regresa el desasosiego: “y la superestructura que me invento como paliativo, es un hábil manejo de tramoya”.

La “advertencia” que John Kirby, portavoz del Departamento de Estado, le hiciera a Rosa María; las declaraciones de Mariela Castro al periódico español ABC, y la nueva consigna de Silvio Rodríguez –“Cuba sí, Yanquis también”– no son tres acontecimientos inconexos. Salve Dios a quien cometa menuda ingenuidad. Más que las tres escaletas para componer un mal guión, son el estribillo de una canción escatológica que, “aquel que no se la sabe… la tararea”.

Del señor Silvio Rodríguez, se sabe, podríamos esperar lo indecible –in perpetuum. A fin de cuentas no se puede negar que es todo un adalid en las artes de “tirar primero la flecha y después dibujar la diana”. Aunque me hubiese gustado este “atrevimiento” suyo en los 80´, cuando éramos una franquicia de la Unión Soviética.

Sobre la señora Mariela Castro, sabe Dios que no escatimo en rezos y oraciones por las almas de toda la comunidad LGBTI cubana que dormitan “a solas con el enemigo”. La suposición de la infanta, que resume a la sociedad civil opuesta al régimen de su padre como “grupitos de ignorantes a los que ponen a decir cosas y salen por todos lados”, es propia de una persona acostumbrada a practicar la infamia. Sin embargo habría que agradecerle el tino de no haber listado a Corea [del Norte] entre los países donde según ella “el experimento del socialismo no ha fracasado”, pues como afirmó más adelante, “no lo conozco, por eso prefiero no hablar”.

Y llegamos al señor John Kirby advirtiéndole “amablemente” a la hija de Oswaldo Payá que “si causaba disturbios durante la conferencia la seguridad me sacaría”. Ojo, es sano recordar que “la advertencia” ocurrió en la rueda de prensa conjunta que ofrecieron el pasado lunes 20, en Washington, el Secretario de Estado John Kerry, y el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

Y uno se pregunta, junto a Rosa María: ¿tendremos los cubanos, por parte de la administración de Obama, el mismo trato “coercitivo que le hizo la Seguridad en el aeropuerto de Panamá”? La postura del señor John Kirby, simplemente, es el reverso de la política de Raúl Castro: “esposar a la libertad que supuestamente nos toca”.

Si todo este asunto, me refiero al restablecimiento diplomático entre EEUU y Cuba, no es un atraco a la libertad de expresión qué es.

Sabe Dios que la libertad de expresión no podrá ser solo para Silvio Rodríguez y para Mariela Castro. Tiene que ser, en igualdad de condiciones y sin consecuencias represivas, para Rosa María Payá, para los cubanos, y para los norteamericanos. Si el señor Kirby, y por extensión el señor Barack Obama, no tienen este detallito lo bastante claro, en lo que a mí respecta, me siento en la obligación de recordarles entonces la intransigencia de Antonio Maceo: “guarde usted ese documento […] que no nos entendemos”.

Un abrazo de paz y memoria.

La Habana, Cuba, 22 de julio 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s